Cómo conseguir fuerza y vitalidad

La vida moderna, las prisas, la tensión del día a día, el trabajo o el estrés pueden llevarnos a un importante desgaste físico,

que nos harán sentir decaídos, sin ganas de nada y con una gran falta de vitalidad.

Muchos diréis que, en esos casos, lo mejor es el descanso y una buena alimentación.

Y, desde luego, no os falta razón, pero podemos ayudar a nuestro cuerpo con una serie de remedios caseros que usaban nuestros antepasados.

Entre todos ellos, podéis elegir el que más os guste, o bien, probarlos todos y ver cuál, o cuáles, os sienta mejor.

1.º MACERADO DE ROMERO CON MOSTO.

Este remedio se usaba antiguamente para aquellas personas que habían estado enfermas o en reposo durante mucho tiempo, y necesitaban recuperar sus fuerzas, ya que el mosto junto con el romero incrementa la fuerza y la energía.

Necesitamos: 1 litro de zumo de uva y 5 ramas de romero.

-Primero licuamos los granos de uva negra hasta obtener 1 litro de zumo.

-Luego vertemos el zumo de uva en una jarra, y añadimos el romero.

-Lo dejamos macerar en un lugar oscuro durante nueve días.

Cómo tomarlo: Un vasito en ayunas y otro antes de acostarse.

2.º BEBIDA ISOTÓNICA

1 zumo de limón, agua, media cucharadita de bicarbonato, y una pizca de sal (puede sustituirse por un poco de agua de mar).

3.º COMIDA ENERGÉTICA

Si queremos empezar el día con más energía lo mejor es desayunar frutas y cereales.

Licuamos una manzana, añadimos 1 cucharada de polen de abejas molido, una cucharada de lecitina de soja, una cucharada de levadura de cerveza, una cucharada de germen de trigo y una cucharada de miel de romero.

Licuamos la manzana y añadimos todo lo demás, luego lo removemos bien, lo dejamos reposar unos 10 minutos.

4.º FRUTA QUE NOS APORTA ENERGÍA

Plátanos: No deben faltar en nuestra dieta los plátanos, que nos ayudará a recuperar fuerzas, y sirve en casos de anemia o fatiga, por eso, se incluye en la dieta de los deportistas, porque ayuda a recuperar la vitalidad.

Aunque también los plátanos tienen otras propiedades como: combatir el estreñimiento, reducir la acidez, el ardor de estómago, mejora la artritis.

Naranja: Esta fruta tampoco puede faltar en nuestra dieta, ya que refuerza las defensas y nos proporciona vitalidad, debido a su alto contenido en vitamina C que favorece la absorción de hierro por el organismo.

Curiosamente la naranja dulce fue introducida en Europa por comerciantes portugueses que la trajeron de China, en el siglo XV, ya que antes se cultivaba la naranja amarga con fines decorativos y aromáticos, pero no se consumía.

En la actualidad la naranja dulce es la más consumida. Los marinos portugueses, los españoles, árabes y los holandeses plantaron naranjos a lo largo de todas las rutas comerciales, con la intención de prevenir el escorbuto.

En 1493, Cristóbal Colón llevó semillas de naranja y limones a Haití y el Caribe. Y fue el explorador español Juan Ponce de León, en 1513, quien los introdujo en Florida.

A California llegó hacia la segunda mitad del siglo XVIII y a Hawái en 1792.

Aunque esta fruta es conocida por su gran aporte de vitamina C,

hay que señalar que contiene también otras como la vitamina A, betacaroteno, B1, B2, B3, B5, B6, B9.

Y lo que también destaca, es en el aporte de minerales como: calcio, hierro, magnesio, manganeso, fósforo y potasio.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que lo mejor para revitalizar nuestro cuerpo,

es comer sano y darle un poco de reposo cuando lo necesite.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *