Inmensas Superestructuras que se Ven desde el Espacio

Una inmensa y enigmática formación de 4.000 años de antigüedad ha sido descubierta al este de Brasil. Ocupa una enorme extensión que se podría comparar con la superficie que tiene Gran Bretaña, y aunque parezca increíble, es posible verlo a través de las imágenes por satélite.

Lo más sorprendente es que el hombre no ha intervenido en su construcción, es obra de la naturaleza, o mejor dicho, de un pequeño y devorador insecto de la especie Syntermes dirus,

comúnmente conocido como termita.

Estos puntos no son más que montículos que llegan a medir unos 2 metros y medio de altura y unos 9 metros de diámetro.

Según comenta Stephen Martin, de la Universidad de Salford en Reino Unido.

“Estos montículos fueron creados por una única especie de termita que excavó una enorme red de túneles que les permiten acceder a las hojas muertas para comer con seguridad y directamente del suelo del bosque,”

Pero los científicos afirman que estos conos gigantes no son nidos, son el resultado de un proceso de excavación lento, y constante, de una red de túneles subterráneos interconectados”, es decir, que se trata del material extraído por la perforación en el subsuelo.

Se calcula que la cantidad de tierra excavada para construir dichas estructuras es de más de 10 kilómetros cúbicos de material, eso equivaldría a casi 4.000 veces la gran pirámide de Guiza.

Y si, pensamos que existen aproximadamente 200 millones de montículos en este lugar, nos podemos hacer una idea de la cantidad de tierra removida por las termitas, este increíble resultado es considerado como una de las construcciónes más gigantescas hechas por  los insectos.

Este proceso es lento y gradual, pero las termitas han estado trabajando durante milenios. Como si fueran una fuerza geológica, con un impacto semejante al que podría provocar un rio o un glaciar, que van esculpiendo el paisaje que les rodea progresivamente.

Sin duda, este es, un increíble ejemplo, que muestra que no sabemos tanto de nuestro planeta  ¡quién sabe cuánto nos queda aún por descubrir!.

…. ( video).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *