¿Cómo Podemos Mejorar la Memoria?

Actualmente, los expertos todavía no tienen muy claro cómo funciona nuestro cerebro, y mucho menos la memoria.

Nosotros tampoco tenemos esa información, pero existen algunos remedios que utilizaban nuestros abuelos para mejorar la memoria.

Uno de ellos, es comer castañas. El castaño proviene de Asia Menor, y lleva en la península ibérica como 100 años

Es mejor comerlas asadas o cocidas, ya que las castañas crudas son más indigestas,

a menos que se mastiquen muy bien, además, no se debe superar el número de 3 o 4 castañas diarias.

Si son asadas o cocidas, se pueden comer quince como máximo.

Las castañas además de mejorar la memoria, también son buenas para el desgaste físico,

ya que tiene propiedades tónico-vasculares, es decir son reconstituyentes y antiinflamatorias.

Es un alimento muy rico en proteínas, y beneficioso para la próstata, hemorroides o varices.

Aumentan el nivel de glucosa sanguíneo lentamente y de forma continuada,

lo que resulta fundamental para aquellos que quieren un aporte de energía continuado,

como, por ejemplo, los deportistas.

Sirve para controlar el peso ya que tiene efecto saciante.

Es un buen alimento para los diabéticos, si las consumen moderadamente,

ya que ayuda a que trabaje la insulina de manera más efectiva, también mejora de circulación sanguínea.

La castaña contiene mucha vitamina C que es antioxidante.

Por desgracia, se pierde entre un 30 y 40%, de esta vitamina, al cocerla o salarla.

100 g nos aportan en torno al 25% de las necesidades diarias.

Curiosidades de la castaña:

  1. El 52% de las castañas es agua, es decir, que tiene muy bajo contenido calórico.
  2. Son ricas en fibra,
  3. Tienen un gran efecto laxante, debido a la presencia de fibra insoluble y taninos, y a la estimulación de los movimientos del tránsito intestinal, lo que favorece a las personas con problemas de estreñimiento.
  4. Son diuréticas, y ayuda a bajar la tensión arterial.
  5. Contiene proteínas de alta calidad.

Las castañas fueron muy importantes dentro de la alimentación en el sur de Europa, en el sudoeste y este de Asia y también en el este de Norteamérica.

Durante la Edad Media, en el sur de Europa, se utilizaban las castañas como principal fuente de carbohidratos.

Las castañas fueron consumidas por las comunidades que habitaban cerca de los bosques de castaños y tenían pocos cereales, llegando incluso a hacer pan.

Contiene varias vitaminas como la A, B1, B2, B3, B6 y vitamina C.

También minerales, como el calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y zinc.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *