Descubre El Gran Secreto Para Elevar la VIBRACIÓN

Es el momento de recordar que somos seres de luz y retomar nuestro poder.

La ciencia empieza a confirmar nuestra verdadera naturaleza, el biofísico Frantz Albert Popp afirma que…

“Las células de los seres humanos, de los animales y las plantas desprenden luz bajo la forma de biofotón”.

Es decir, Somos luz concentrada, pequeños soles que emanan energía, vibrando a una frecuencia determinada.

Los pensamientos, las emociones y, en consecuencia, la realidad en la que vivimos están confeccionados a partir de luz.

Por lo tanto, la realidad que percibimos se mueve dentro de un rango de vibración y todo lo que esté fuera de dicho rango es imperceptible para nosotros, es como si no existiera ya que no se manifiesta en nuestra realidad, es lo mismo que ocurriría con una radio que sintoniza diferentes canales o frecuencias.

Dentro de nuestro rango podemos vibrar a diferentes niveles y muchas veces, nos dejamos arrastrar por las circunstancias que van sucediendo en nuestras vidas lo que provoca que nuestra vibración sufra incontables variaciones, sin saber que tenemos la posibilidad de mantener nuestra frecuencia alta de forma consciente, incluso en los peores escenarios.

Lo increíble es que nuestra vibración, es decir, la energía que emitimos afecta directamente a nuestro entorno por eso, nos encontramos con circunstancias que son acordes a nuestro nivel de vibración.

Incluso se podría decir que tenemos la responsabilidad como seres de poder y plenamente conscientes de mantener una vibración elevada en todo momento, ya que todos los seres humanos estamos unidos a niveles superiores, somos como células de un mismo cuerpo y cuando una de ellas tiene un problema, repercute en todo el sistema.

Pero no solo los seres humanos emitimos una frecuencia vibratoria, todo lo que existe radia algún tipo de energía, los animales, plantas, minerales e incluso los objetos materiales emanan energía, vibran en una frecuencia y nuestra realidad se va confeccionando según el nivel en el que vibremos, por tanto, es importante mantenerse lo mas elevado posible, para ayudar a que nuestro planeta sea el lugar en el que todos queremos vivir.

Tenemos que comprender que todo aquello que ocurre a nuestro alrededor tiene un impacto en nosotros, pero depende de nosotros decidir como nos va a afectar.

Podemos sentir miedo, tristeza o depresión, pero poniendo la suficiente consciencia, tenemos la capacidad, de eludir o transformar dichas emociones en algo más elevado que nos haga sentir bien.

Porque nuestro estado físico, mental y espiritual depende enteramente de nosotros, somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de mantenerlo vibrando alto.

Somos, tan poderosos, que simplemente con enfocar nuestro pensamiento, podemos subir la vibración de nuestro cuerpo energético, que, con el tiempo, se verá reflejado en el cuerpo físico, e incluso también ayudará a subir la vibración de todo aquellos que se encuentren a nuestro alrededor (, porque todos estamos conectados).

Para ello existen varias formas de elevar nuestra vibración que nos ayudarán incluso en los peores momentos.

Lo primero de todo es poner consciencia sobre nuestros sentimientos, si el origen de nuestro malestar es confuso, una mirada a nuestro interior puede que nos ayude a determinar cómo proceder o si sabemos a qué se debe nuestro bajón de energía, éste puede ser un buen comienzo para buscar la enseñanza que nos tiene preparados.

El poder de la visualización es una práctica muy importante, lo que visualicemos tiene posibilidades de convertirse en real y se puede crear un estado de vibración alto solo con visualizar aquello que queremos, siempre que vaya en consonancia con nuestro ser.

Lo mismo ocurre con los pensamientos, si nos abruman los pensamientos negativos, la mejor forma de elevar nuestro espíritu es proyectar pensamientos positivos y creativos, esto generará sentimientos positivos.

El remedio de la naturaleza es un elemento muy importante para aumentar nuestra vibración. Los árboles, y todo el ecosistema que se crea a su alrededor, poseen un influjo positivo sobre todos los seres humanos que, incluso, ha sido demostrado científicamente.

Un buen paseo por el bosque es una de las mejores practicas que existen. Respirar aire fresco, escuchar con atención los sonidos del bosque, empaparte de la esencia de estos lugares mágicos y ser consciente de sus beneficios nos ayudará plenamente.

También abrazar a los árboles aumenta nuestra frecuencia, cuando estamos en contacto con un árbol, su patrón vibratorio influye en el comportamiento biológico del cuerpo humano y lo dirige hacia la curación.

Lo mismo sucede cuando caminamos descalzos, nos bañamos en un rio, en un lago o en el mar, o cuando olemos una flor, o nos maravillamos por la belleza de un espacio natural, en esos momentos es cuando estamos en una conexión profunda con la madre tierra que nos ayuda a elevar nuestra frecuencia.

Otra práctica muy importante son los baños de sol, aunque nos han intentado ocultar los beneficios que este nos proporciona, lo cierto es, que tomar el sol entre 30 y 45 min al día, en las horas de menor incidencia, hace que todas las células de nuestro cuerpo vibren al máximo.

Algo que no debemos olvidar es dar las gracias y decir te amo, son palabras muy poderosas, que hacen subir las vibraciones no solo de las personas que las pronuncian, sino de todo aquel, o aquello, a quién van dirigidas.

Dar las “GRACIAS”, y decir “TE AMO”, al agua que bebemos, al aire que respiramos, a la comida que nos alimenta, al sol, a la tierra, y al universo, hará que nuestras frecuencias suban de forma notable, haciéndonos sentir realmente bien.

No debemos olvidar la importancia de los alimentos, estos pueden elevar nuestra vibración, o bajarla. Comer alimentos procedentes, directamente de la Tierra, como son las frutas o las verduras, eleva nuestras frecuencias porque, a través de ellos, no solo recibimos la energía de la Tierra, también la del Sol.

Sin embargo, los alimentos muertos, carecen de luz, apenas tienen fotones, y pueden llegar a bajar nuestra frecuencia.

Todo esto son solo algunas de las formas que pueden ayudarnos a elevar nuestra vibración, pero existen otras muchas como realizar todo aquello que nos haga sentir plenos y que nos inspire…

pero, lo que más nos va a ayudar, es el amor hacia nosotros mismos y a todo lo que existe, y sobre todo, creer en nuestro poder, capaz de crear nuestra realidad, sea la que sea.

Recordemos que creamos todo aquello que creemos, si creemos que en nuestra vida solo hay  cosas positivas, eso tendremos, y si creemos que estamos gafados y todo nos va mal, eso tendremos también.

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *