La CIA Revela los Poderes del Ser Humano

La agencia de inteligencia estadounidense ha seguido un procedimiento de investigación   valiéndose de técnicas no físicas para recabar información sobre las otras realidades desconocidas que van más allá de la 3ª dimensión.

Según los documentos desclasificados de la CIA que han salido a la luz, el Ejército de Estados Unidos estaba muy interesado en la experimentación psíquica, y desde finales de los 70 hasta los 80, financió el adiestramiento de miembros del servicio de inteligencia para la especialización en técnicas como experiencias extracorporales y en proyección astral.

Muchos de estos documentos fueron desclasificados en 2001. Por ejemplo, el programa de experimentación psíquica, bajo el nombre ” Project Center Lane”, recoge entrevistas a oficiales de inteligencia del ejército, con el fin de “determinar las actitudes acerca de la posible utilización de los fenómenos psico energéticos en el campo de la inteligencia”, según el documento desclasificado de la CIA desde 1984.

En el año 1983, se le pidió al comandante del Ejército Estadounidense, Wayne M. McDonnell que realizara una evaluación de los servicios psíquicos proporcionados por el Instituto Monroe, una organización sin ánimo de lucro, centrada en el desarrollo de tratamientos diseñados para expandir la conciencia.

El Instituto Monroe es conocido por su patentada tecnología “Hemi-Sync”, que utiliza grabaciones de audio para sincronizar las ondas cerebrales de los hemisferios izquierdo y derecho, y así, poder focalizarlo hacia donde se desee, alcanzando resultados asombrosos, tales como, alterar la conciencia, moverse fuera del mundo físico o llegar, incluso, a escapar de las restricciones del tiempo y el espacio.

La técnica “Hemi-Sync” permite que el cerebro se vuelva receptivo a la hipnosis, de la misma forma que se puede conseguir a través de la meditación trascendental, o el biofeedback, con el fin de expandir la conciencia y alcanzar unos resultados increíbles.

Con la hipnosis se pretende anular el hemisferio izquierdo para poder trabajar con el potencial del hemisferio derecho. En meditación trascendental lo que se persigue es evitar o ignorar al hemisferio izquierdo, sin embargo, con el biofeedback, se adiestra primero, al hemisferio izquierdo para visualizar el resultado deseado, y luego, al hemisferio derecho que trabaja a través de las emociones.

McDonnell citó una metáfora empleada por Melissa Jager del Instituto Monroe, con el fin de ilustrar el funcionamiento de la técnica “Hemi-Sync”, afirmando que el estado normal de conciencia es como una lámpara, que emite luz en una forma caótica, e incoherente.

Sin embargo, alcanzando un estado hipnótico con “Hemi-Sync”, la conciencia se convierte en un rayo láser, cuyos pensamientos y energía están enfocados como una corriente disciplinada de luz, para lograr el objetivo deseado.

En este caso, las personas son capaces de percibir símbolos, sorprendentes destellos de intuición holística, o incluso, en forma de escenarios que implican la percepción visual y auditiva.

El Instituto Monroe adiestró a oficiales de inteligencia para guiarles por el plano astral, un espacio no físico donde podían aumentar sus experiencias sensoriales, sanar sus cuerpos físicos, viajar al pasado o al futuro, o incluso resolver  problemas del mundo real sin las restricciones de un cuerpo material.

El comandante McDonnell llegó a la conclusión, de que la hipnosis, y la proyección astral, valen la pena ser investigadas y utilizadas por el Ejército.

Los que trabajaron en el proyecto manifestaron su deseo de investigar el concepto del plano astral en mucho más detalle en el futuro.

Sin embargo, parece que el interés de la CIA se desvaneció, y sus investigaciones fueron clasificadas como alto secreto, o por lo menos, eso es lo que sabemos a nivel oficial.

Pero… ¿Podemos creer que la CIA haya querido olvidar esta clase de proyectos con las enormes, e increíbles, posibilidades que ofrece a todos los niveles?

Todo apunta a que su intención, era continuar, en secreto, con las investigaciones.

Por lo que no sabemos hasta dónde habrán podido llegar, y lo peor de todo, es que jamás nos lo contarán.

… (ver vídeo).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *