La Inmensa y Desconocida Biblioteca de ÉFESO

En Turquía, a orillas del mediterráneo se pueden encontrar las ruinas de lo que fue, y sigue siendo, uno de los más hermosos monumentos del periodo clásico, se trata de la biblioteca de Celso en Efeso.

La ciudad de Éfeso fue fundada por los griegos entre los siglos X y IX a.C, pero su máximo esplendor lo alcanzó entre los siglos II ac y III dc, durante esos años fue la ciudad más popular de Asia Menor y del Imperio Romano.

Fue erigida entre los años 114 y 120 por el cónsul Gayo Julio Aquila Polemeano, con el fin de almacenar 12.000 pergaminos y servir de tumba a su padre Tiberio Julio Celso Polemeano

En la cripta bajo el ábside de la biblioteca, se hallan los restos de Celso, que se depositaron en el interior de un inmenso sarcófago (2,68 m de largo, 1,10 m de ancho y 1,75 m de alto) hecho de un solo bloque de mármol blanco, y en el que aparecen los dioses romanos Eros y Niké.

Esta Biblioteca llegó a almacenar unos 12.000 rollos de pergamino escritos a mano, lo que la convirtió en la tercera biblioteca más grande del mundo antiguo, solo superada por las bibliotecas de Alejandría y Pérgamo.

Estaba encerrada entre otros edificios, de modo que solo la fachada se mostraba al exterior, y se llegaba a ella cruzando una pequeña plaza cubierta de losas de mármol, desde donde podía verse la biblioteca en todo su esplendor.

Después de subir los nueve escalones de mármol, flanqueados por dos estatuas, se llega a una monumental fachada, constituida por 3 grandes puertas que dan acceso al interior, distribuido en 2 plantas.

Había una gran sala de lectura en el primer piso en una única estancia, con un techo, posiblemente, forrado de madera, de 16 metros de altura, y el suelo estaba completamente cubierto de mármol de variados colores.

Destacan los grandes ventanales, construidos por encima de las puertas y en la segunda planta, con el fin de permitir que la luz natural penetrase en la biblioteca.

Los rollos manuscritos se encontraban dentro de unos armarios introducidos en nichos en las paredes de piedra, y para evitar los contrastes de temperatura y humedad, detrás de las estanterías se habían construido dobles paredes.

El edificio fue severamente dañado por los terremotos, y en el año 263 dC los godos saquearon la ciudad y prendieron fuego a la biblioteca.

Afortunadamente, todavía se puede ver gran parte de su fachada y apreciar la importancia que una vez tuvo este lugar, construido en una de las ciudades romanas más increíbles del mundo antiguo.

Sin duda, la biblioteca de Celso es la prueba del glorioso pasado de la ciudad de Éfeso.

… (ver vídeo).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *