Las Pirámides y el Cubo Verde Que Desmontan la Historia

Nuestro viaje por Turquía nos ha dado la oportunidad de visitar una de las ciudades más asombrosas del mundo antiguo, estamos hablando de la capital del reino Hitita, la ciudad sagrada de Hattusa.

Los hititas han sido considerados desde siempre un pueblo sumido en el más completo misterio, las primeras referencias sobre ellos se encuentran recogidas en la biblia que menciona a los llamados “hijos de Het”. Según el Genesis (10:15) , Het fue el segundo hijo de Canaán y el bisnieto de Noé, y se le considera el padre de los hititas o heteos, un pueblo que llegó a convertirse en un avanzado imperio que se extendió por Asia menor y que fue capaz de hacer frente a los poderosos imperios de Babilonia y Egipto.

A parte de las referencias bíblicas, los historiadores apenas conocen nada sobre este pueblo, únicamente algunos textos asirios y egipcios dan fe de su existencia.

Desde el siglo XII a. C. época del colapso del imperio Hitita, no se volvió a saber nada de ellos, como si hubieran sido borrados de la historia.

Sin embargo, en 1834 el explorador francés Charles Félix Tesier, mientras avanzaba por la Anatolia central, dentro de un paisaje escarpado rodeado de montañas cerca de la ciudad turca de Boğazkale, descubrió el emplazamiento de una asombrosa ciudad, que pasó a ser considerada el corazón del pueblo hitita.

Hattusa o Hattusas, es una joya del mundo antiguo, una prueba de avanzada técnica que nos muestra un aspecto desconocido sobre el pasado de la humanidad.

Se trata de una espléndida ciudad amurallada de la que apenas se conservan la base de los muros que en su día alcanzaban más de 15 metros de altura destinados a proteger su interior.

El acceso más importante situado al sur de la muralla, supone el primer enigma de Hattusa…

En la muralla se abre un pórtico custodiado por 4 esfinges aladas, 2 a cada lado, que vigilan la entrada y la salida de la ciudad, un simbolismo que también aparece en la puerta de los reyes en Persépolis, Irán ( que era la capital del imperio Persa) o las esfinges del palacio de Nínive del imperio Asirio, e n Irak.

Pero lo más increíble es que este pórtico custodiado por las esfinges guarda un gran secreto.

Resulta que el acceso sur de la muralla de Hattusa está asentado sobre lo que denominan “un muro defensivo” de 250 metros de largo y 75 metros de ancho.

Se puede apreciar el grado de inclinación (35º) del muro que deja ver unos vértices bien definidos. Lo curioso es que todo parece indicar que no se trata de un simple muro de contención sino más bien parece que formaba parte de una estructura mucho mayor, ya que la orografía del terreno parece mostrar que allí se encuentra una inmensa pirámide truncada que permanece cubierta bajo una buena capa de tierra.

La pirámide alcanza los 35 metros de altura y se ubica en el punto mas elevado de la ciudad. E incluso parece que otros montículos cercanos presagian la existencia de otras estructuras piramidales menores que también se encuentran tapadas por el paso del tiempo.

El lado sur de la muralla, donde se encuentra la posible pirámide, se denomina Yerkapi, que se traduce como “La puerta en la tierra”, esto hace referencia a un pasadizo subterráneo que parte del centro del lateral de la pirámide y conduce al interior del recinto amurallado.

El túnel esta construido a partir de rocas en bruto apiladas en forma de arco que sostiene, no solo el peso de los colosales pedruscos, sino también toneladas del terreno que hay por encima, pero… ¿Para qué construir semejante obra que ponía en peligro la defensa de la ciudad?

Sus 35 grados de inclinación lo hacían fácil de ser asaltado por cualquier soldado enemigo. Sin mencionar el túnel que da acceso al interior del recinto.

Ante esto, los expertos descartaron que esta construcción tuviera fines defensivos. Por eso, creen que este lugar más bien obedece a un propósito religioso o ceremonial.

Sin embargo… Si consideramos que Yerkapi forma parte de una antigua estructura piramidal, ¿es posible que la entrada subterránea fuera el acceso al interior de esta increíble pirámide?, ya que curiosamente conduce al centro de lo que sería la base de la gigantesca formación.

Ahora la duda que se nos plantea es, si los Hititas pudieron ser los autores de estas formaciones piramidales o quizás utilizaron unas estructuras que ya existían mucho antes de la construcción la ciudad.

Esta última posibilidad tendría sentido si considerásemos la existencia de una civilización global antiquísima, quizás antediluviana, que construyó importantes monumentos megalíticos por todo el mundo.

¿Podría Hattusa ser uno de estos lugares?…

… (ver vídeo).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *