Resgistros de OVNIS en la Antigüedad

Si tenemos en cuenta algunas referencias del pasado,

nos encontramos casos de encuentros sorprendentes con OVNIs que describen hechos increibles…

“E iba Yahvé al frente de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos en el camino,

y  de noche en una columna de fuego para alumbrarlos”

(Éxodo 13,21-22)

También tenemos la descripción del rapto del profeta Elías:

“Iban caminando y conversando cuando, de pronto, los separó un carro de fuego con caballos de fuego,

y Elías subió al cielo en medio de un torbellino.

Eliseo miraba y clamaba: «¡Padre mío, padre mío, carro y fuerza conductora de Israel!»

Pero no volvió a verlo”

(IV de los Reyes 2,11-12)

E incluso cuando se describe como “la ballena” se tragó a Jonás…

“Entonces Yahvé hizo venir un pez grande para que se tragara a Jonás

y estuvo Jonás en las entrañas del pez tres días y tres noches”

(Jonás 2,1)

Donde el pez no sería otra cosa que un OSNI (Objeto Submarino No Identificado).

También encontramos referencias en China, a través del escritor Wanj Jia, que en su libro “Reencuentro” relata una historia ocurrida en el siglo IV a.c. que dice así:

“Durante los 30 años del reinado del emperador Yao,

una inmensa nave flotaba por encima de las olas del mar del oeste. sobre esta nave,

una potente luz se encendía de noche y se apagaba de día.

Una vez cada 12 años, la nave daba una vuelta por el espacio. Por esto se le denominaba Nave de Luna o Nave de las Estrellas”

Y en Japón, existe la leyenda de Utsuro-bune, escrita en diferentes textos (Toen shōsetsu (1825), Hyōryū kishū (1835) and Ume-no-chiri (1844)) que narran, que hacia el año 1803 unos pescadores de las costas de Hitachi en Japón, observaron la llegada de un objeto desconocido que encalló en la arena.

Se trataba de una capsula de metal con ventanas de cristal por los que pudieron ver a una mujer atractiva, con la que intentaron comunicarse sin éxito y que estaba aferrada a una caja cuyo contenido era un misterio y que nunca soltó. Sus rasgos y vestidos eran desconocidos, al igual que los extraños caracteres que estaban escritos en la nave que finalmente, los pescadores devolvieron al mar.

También existen testimonios históricos de personalidades que vivieron acontecimientos con extraños objetos voladores y luces en el cielo, como Cristóbal Colon, Alejandro Magno, Plutarco, Flavio Josefo, Plinio el Viejo, Séneca o Marco Tulio Cicerón, entre otros.

“Muchas son las veces que nuestro senado pidió a los Decemviros consultar a los Oráculos..,

cuando se vieron dos soles, o cuando aparecieron tres lunas y unas llamas de fuego fueron observadas en el cielo;

o en aquella otra ocasión,

cuando el sol salió de noche, al tiempo que se oyeron ruidos en el cielo,

cuando la nube misma pareció estallar y se observaron extraños globos en el cielo”

(Cicerón; De la adivinación, libro 1, cap. XLIII).

 Flavio Josefo, un historiador judeo-romano del siglo 1 de nuestra era, nos proporciona un informe similar en su obra La guerra hebrea:

¨El 21 de Mayo, un fantasma demoníaco de increíble magnitud…

Antes del crepúsculo aparecieron en el aire de todo el país carruajes y hombres armados,

que se desplazaron entre las nubes y circundaron la ciudad¨

(Josefo: La guerra hebrea; libro CXI).

 

¿Hasta que punto podríamos ignorar todos estos casos que describen fielmente la aparicion de OVNIs en la historia?

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *